41 | Deporte y Salud

Un preparador global

Roberto Lorenzo | UEMC
3 de Febrero de 2017
Imagen de sgarcia
Escrito por
Sara García

La labor de preparador físico en la actualidad es mucho más global que antiguamente en la que solamente se asociaba su labor a la de preparar de manera condicional al jugador sin importar el resto de la sesión de entrenamiento o sin tener demasiada relación con los miembros del cuerpo técnico. Esto ha cambiado, existiendo una interrelación entre el cuerpo técnico en la que se ponen en común los objetivos a cumplir tanto físicos como técnico, tácticos en cada sesión y a partir de ahí, se proponen las tareas para cumplirlos. Es lo que se denomina el entrenamiento integrado y es una de las vertientes sobre las que se enfoca el entrenamiento actual.

Roberto Lorenzo, graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (CAFD) y técnico deportivo tercer nivel (entrenador nacional de fútbol nivel 3) ejerce su actividad en el Real Valladolid como preparador físico y readaptador físico. Afirma que en el club, "se está intentando seguir una metodología común de cantera para que el jugador entrene de manera parecida durante toda su vida deportiva en el club, tanto en el ámbito técnico-táctico como en el condicional, realizando los mismos ejercicios para todas las categorías (respetando las progresiones en función de la edad y del nivel de dificultad e intensidad)".

"Nuestro día empieza el domingo con la planificación, organización y elaboración de cuatro sesiones semanales de entrenamiento, enfocadas a cada uno de los objetivos, pero intentamos dar un paso más para tratar de individualizar el entrenamiento y así llevar un control más exhaustivo e individual".

Este preparador explica que también realiza un protocolo de test funcionales para valorar los factores de rendimiento más importantes en el fútbol,  que repiten varias veces durante la temporada para conocer el estado de forma de los jugadores en cada momento. "Y también lo utilizamos como valoración en el final del proceso de readaptación de un jugador, antes de que éste se reincorpore al grupo (denominado en la literatura como Return to play), si no logra al menos el 80% de los valores basales cuando estaba sano".

Lesiones

En lo referente a la prevención de lesiones es un campo que se está dando mucha importancia dice este joven, que cuenta también en su curriculum con un curso formativo de prevención y readaptación de lesiones. "Es importante reseñar que una lesión tiene un origen multifactorial, por lo que resulta inviable controlar todos los factores de riesgo. Pero intentamos tenerlos en cuenta, como por ejemplo la temperatura ambiental, realizando un calentamiento de mayor duración (para alcanzar la temperatura muscular deseada) o con recomendaciones de un calzado adecuado para cada superficie", explica Lorenzo, también con un postgrado de especialista universitario en preparación física fútbol.

"La preparación física debe ser nuestra primera forma de prevención, y es que una de calidad y bien planificada es más importante que el mejor de los protocolos preventivos".

"Es de vital importancia la planificación de los factores de rendimiento a largo plazo (temporada) como a medio y corto plazo (mensual y semanal) para lograr un estado de forma óptimo en cada momento de la temporada y prevenir en la medida de lo posible las lesiones causadas por las horas de exposición, explica.  Antes de empezar con estos protocolos hay que tener en cuenta diversas estrategias previas y muy importante para reducir este porcentaje lesional: analizar las situaciones lesivas tanto del deporte en general como del grupo al que nos dirigimos, es decir, tener muy claro cómo, cuándo y dónde se producen esas lesiones."Plantear tareas o ejercicios funcionales que tengan transferencia real al juego, que sean específicas incluso del puesto del jugador y siempre pensando en el movimiento y no solo en el músculo a trabajar"

Entrenamiento invisible

Hay más aspectos que influyen como el denominado entrenamiento invisible (descanso + nutrición). "Aquí, Internet ha hecho mucho daño ya que muchos preparadores buscan copiar los ejercicios que ven sin tener en cuenta los múltiples factores que existen y dejan que los jugadores los realicen (sin tener en cuenta la edad, la técnica, lesiones, cargas…)". En el descanso es importante tener 7-8 horas de sueño a diario.

Por supuesto la nutrición es muy importante, por lo que controlan mediante test antropométricos que se miden sus porcentajes de grasa, músculo, agua y hueso. "Se les dan unas pautas de alimentación para educarles en esos hábitos (que no una dieta)  y que aprendan a comer sano e intentamos que esos porcentajes sean óptimos para optimizar el rendimiento del deportista".

"Un core compensado y tonificado va a mejorar nuestro rendimiento en el deporte y nos va a ayudar a reducir el número de lesiones".

Otros aspectos que intentan controlar es un historial de lesiones, protocolos de prevención individualizados y saber las regiones débiles en estas edades según la literatura científica. "Además proponemos ejercicios que simulen el mecanismo lesional de esa región que queremos trabajar creando situaciones de estrés sin llegar a poner en riesgo real al jugador, intentar realizar el trabajo preventivo en fatiga ya que es cuando el riesgo de lesión aumenta, sobre todo el trabajo excéntrico, trabajo de técnica de carrera, coordinación, agilidad y trabajo de propiocepción (como mejora de control motor, corporal, trabajo compensatorio antes desequilibrios… ) y el entrenamiento del core", explica.

Algunos de esos aspectos a respetar en los entrenamientos a diario son: realizar un calentamiento progresivo, de lo más general a lo más específico y teniendo muy en cuenta lo que vamos a entrenar en la parte principal, y realizar un enfriamiento general con estiramientos que son necesarios para optimizar la recuperación. "Otras maneras de recuperación que utilizamos pueden ser la crioterapia o baños de contraste o el foam roller".

Una vez se haya producido la lesión, un equipo multidisciplinar formado por el médico, fisioterapeuta y readaptador físico van realizando los procesos necesarios desde el momento de la lesión hasta la incorporación a los entrenamientos con el equipo y finalmente la vuelta a la competición. "Para ello este proceso se debe hacer en continua comunicación entre este equipo multidisciplinar, siendo mi parte el trabajo de gimnasio y de campo hasta la reincorporación al grupo y posteriormente a la competición de manera progresiva", explica técnico superior en Actividades Físicas y Deportivas (TAFAD).

Para controlar este proceso, se realizan los mismos test que vienen realizando desde el comienzo de la temporada y hasta que el jugador no alcance unos niveles del 80% como mínimo no se le da el alta competitiva ni se le considera apto para realizar ciertas tareas demasiado agresivas con el equipo. "Es importante controlar al jugador en las semanas siguientes a la lesión y que siga realizando los ejercicios para la zona lesionada como protocolo de prevención de futuras lesiones en esa misma zona".

Aspecto mental

Con un máster universitario en formación del profesorado de Educación Secundaria en la especialidad de Educación Física, Lorenzo también habla de la importancia que tiene el componente mental de estos jóvenes: "Son chicos que necesitan consejo, ayuda y apoyo. Es muy importante la actitud que ellos tienen, y eso se consigue a través de que ellos crean en lo que tú haces, que tu trabajo y tu metodología les va a ayudar a crecer. Que ellos se encuentren a gusto contigo, con sus compañeros, que haya buen ambiente de grupo, con tus entrenamientos, con tu manera de tratarles y de darles el feedback positivo y negativo…eso influye muchísimo en el rendimiento de un equipo".

"Es muy importante el trabajo de cohesión de grupo, de resolución de problemas o de puesta en común de ciertos errores, tanto individuales como colectivos, siempre dentro de un marco de respeto de las normas y jerarquías".

Este joven preparador afirma que a veces una tarea lúdica para evadirse de la realidad o del fútbol es más positiva que el mejor ejercicio planificado.

Por otra parte, Lorenzo es también tutor académico de los Trabajos Fin de Grado en la UEMC, todos ellos relacionados con el fútbol, lo que les da la posibilidad a sus alumnos de investigaciones con su equipo como pueden ser análisis de la carga de entrenamientos versus carga real de competición mediante GPS, comparación carga externa e interna en diferentes posiciones o elaboración de diferentes niveles de protocolos preventivos.

Para concluir, trabaja además como entrenador personal en el centro Rubén Nozal Personal Training Center, donde realiza entrenamientos personales, sobre todo enfocados a la salud, al bienestar y mejora de la calidad de vida, y no tanto al rendimiento o la prevención o recuperación de lesiones, aunque dice que también hay clientes que lo demandan.